Cuando necesitas un vehículo de empresa y no sabes que opción escoger

Cuando necesitas un vehículo de empresa y no sabes que opción escoger

Necesitas un vehículo o varios para tu negocio y si te plantean serias dudas respecto a la mejor opción, entre las que se te presentan hoy en día. Así, estás valorando la mejor de todas, la que más se ajusta a tus necesidades entre la compra, el renting, el leasing y el alquiler. Pues bien, en este artículo trataremos de despejarte algunas dudas, puede que esto te sirva de ayuda y consigas tomar la mejor de las decisiones. ¿Estás preparad@?

Antes de lanzarte a comprar como un loc@, te aconsejamos que analices todas las alternativas posibles, y que, de entre todas ellas, elijas la que más se adapte a tu negocio. Tu bolsillo te lo agradecerá, y con el dinero que te ahorras, podrás dedicarlo a hacer crecer tu negocio, conseguir cada vez más clientes y por lo tanto, incrementar el volumen de tus ventas.

Compra, alquiler, renting o leasing

  1. La compra

Para empezar tenemos la opción más común de todas, por la que se decide la mayoría, lo cual no quiere decir que sea la mejor, ya que según las necesidades de cada persona, existen diferentes alternativas. Lo bueno de comprarse un coche, es que será solamente tuyo, para siempre, o al menos hasta que no deje de funcionar. Esto sin lugar a dudas, tiene sus ventajas, pero también tiene la desventaja de que tendrás que ocuparte tú del mantenimiento y la reparación del mismo, y cuando ya no tenga solución, tendrás que adquirir otro. En cambio, con otros sistemas, como el renting, no tendrás que encargarte de nada de esto y en el momento en que lo necesites, tendrás un coche totalmente nuevo para tu uso y disfrute.

El renting, consiste en el alquiler de vehículos a largo plazo. Este tipo de sistema es el más utilizado tanto por particulares, como por empresas o autónomos, mientras que el leasing, es un servicio solicitado únicamente por empresas o autónomos. A diferencia de este último, el renting no ofrece la posibilidad de comprar el vehículo alquilado. Además, se ocupan del mantenimiento, reparación y sustitución del vehículo. El tiempo de duración del contrato está entre 1 y 5 años.

Es común entre los empleados de una empresa o los autónomos, leasing es sólo para empleados de una empresa o autónomos, que pueden beneficiarse de las mismas ventajas fiscales que en eligiendo el renting o la compra.  Pero a los particulares no les interesa en absoluto. Permite una prórroga o extensión

  • El alquiler

A diferencia del renting, el alquiler de vehículos solo permite alquileres de hasta 30 días de duración, y la cuota varía según la temporada. Cada mes, es necesario renovar el contrato y dentro de la cuota, como en el renting, entran los gastos de seguros, mantenimiento etc.

El  renting y el alquiler tradicional, son ideales tanto para particulares como empresas, ya que la única diferencia es la  duración del contrato, nos aseguran en Car Rent Milladoiro, una empresa dedicada al alquiler de vehículos de lujo , clásicos, y autocaravanas con más de 15 de experiencia en el sector de la automoción. Esta es una empresa especialmente preocupada por el cuidado del Medio Ambiente y la Naturaleza, por lo que establece unos criterios de buen uso de sus vehículos a sus clientes, para que los vertidos se hagan en los lugares establecidos para ello. Porque aquí, son conscientes de que todos vivimos en el mismo planeta y tenemos la obligación de cuidarlo, el evitar tirar La basura al suelo, no destrozar el medio ambiente y reciclar todo lo posible. Pero el leasing es sólo para empleados de una empresa o autónomos, pero no para particulares.

Ahora que conoces las diferencias, ya puedes elegir la que más te convenga en función de tus necesidades. Ten en cuenta los gastos de mantenimiento que supone la compra o el leasing, y la cantidad de dinero que te puedes ahorrar si eliges el renting o el alquiler a corto plazo de toda la vida. Además los seguros y otras cosas, provocan un aumento aun mayor del gasto del vehículo. Así que, ya lo sabes, reflexiona antes de nada.

Deja un comentario