Un coche de empresa y un taller de confianza, claves para el desarrollo de una empresa

Un coche de empresa y un taller de confianza, claves para el desarrollo de una empresa

Hay muchas maneras de velar por la salud de nuestro negocio y darle la visibilidad que le corresponde para tratar de garantizar su rentabilidad y su eficacia. Desde luego, está claro que cada responsable tiene una manera de enfrentarse a la realidad y que nada tiene que ver la visión de uno con la de otro. Lo importante es si resultan efectivas o no. Cada una de esas visiones comprende una serie de actuaciones en múltiples sentidos y a través de cientos y cientos de herramientas. En los tiempos que corren, esto ya está más que comprobado.  

Es vital para una entidad garantizar la movilidad de sus empleados ya sea por una única ciudad, una región o por la totalidad del terreno nacional. En este punto entra en liza un elemento que resulta de una enorme utilidad para las empresas del mundo contemporáneo, un elemento que no es otro que el coche de empresa, que es una de las necesidades básicas de los responsables de los negocios y de todos y cada uno de los trabajadores de las empresas. Disponer de un coche facilita, y mucho, la vida a millares de trabajadores que, por cuestiones de trabajo, tienen que hacer un viaje de vez en cuando.  

El coche supone la llegada a la empresa de varias ventajas. Hemos querido centrarnos en dos. La primera tiene que ver con la eficiencia. De este modo, un trabajador puede moverse de una manera mucho más rápida para llegar a su destino, lo que hace posible que se reduzcan los costes. Por otro lado, ganamos en términos de visibilidad y publicidad, porque disponer de un coche nos ofrece la opción de rotularlo para incorporar nuestro logo o eslogan y que todo el que se cruce con nosotros en la carretera nos conozca.  

Estos son los motivos principales por los que cada vez más empresas se están animando a disponer de uno de estos elementos. Y es que no es para menos. Una noticia que fue publicada en el diario El País en marzo de 2016 hacía referencia a que en España ya se llevaban dos décadas impulsando el coche de empresa y que la facturación en el año anterior se había disparado casi hasta el 10%, lo que en términos numéricos la situaba cerca de la frontera de los 4.000 millones de euros. Casi nada. Que este sector sea pujante ya está fuera de toda duda.  

Pero el modo de gestionar este asunto ha cambiado de una manera sorprendente en los últimos tiempos. Resulta que, en los años en los que vivimos, lo que es tendencia es compartir entre varias empresas un coche de empresa. Esta, que en un primer momento puede generar dudas a causa de que no es habitual en absoluto pensar que esto puede resultar beneficioso, está resultando ser la mejor manera de reducir gastos y seguir manteniendo los niveles de eficacia y eficiencia que son necesarios para conseguir la rentabilidad que tan prioritaria es en el mundo empresarial.  

La necesidad de disponer de un taller, fundamental 

Disponer de un coche de empresa es una buena idea en tanto en cuanto es necesario para garantizar una correcta movilidad y la eficacia en lo que respecta a esa movilidad de los empleados. Pero no cabe la menor duda de que tenemos que tener todo previsto en el caso que decidamos tener un coche para nuestra empresa. En esa previsión ha de aparecer un taller de confianza al que podamos recurrir en el caso de que al coche le ocurra algo. No estar en la calle hace que la eficacia de la compra de este vehículo sea inexistente y ese es el motivo por el que necesitamos una intervención rápida en el taller. Hemos charlado con los profesionales del Taller Auto Babel, quienes nos han comentado que, en lo relativo a los clientes que poseen coches de empresa, se les suele exigir celeridad a la hora de resolver sus problemas mecánicos.   

Está claro que para los propietarios de esos coches es elemental poder reducir al mínimo el tiempo que su vehículo se encuentra fuera de circulación. Diríamos que este es el factor que más se tiene en cuenta a la hora de decantarse por un taller u otro. De lo que no nos queda ninguna duda es de que es realmente importante contar con un taller que sea de nuestra entera confianza para tratar de resolver de un modo rápido y eficaz cualquier tipo de problema que pueda afectar a nuestro vehículo.  

Son muchas las necesidades que tiene una empresa para tratar de desarrollar su modelo de negocio de la mejor manera posible y de un modo que resulte eficiente y rentable. Disponer de un coche de empresa ayuda de una manera realmente importante a ello. La relación personal entre la empresa y sus clientes es clave y un coche nos puede ayudar a llegar hasta cualquier sitio. De ahí que más y más entidades estén apostando, cada vez en mayor medida, por un elemento como este. Y la verdad es que no se están arrepintiendo 

 

Deja un comentario