La vigilancia de seguridad: una profesión con mucho futuro

La vigilancia de seguridad: una profesión con mucho futuro

Se avecinan tiempos muy duros para el empleo. El famoso coronavirus ha dejado noqueado al mercado laboral. Los datos de desempleo así lo dicen. El número total de parados en España es de 3.722.899,97 personas en el trimestre 3 de 2020, lo que supone un 10,54% respecto al trimestre anterior. La tasa de paro es del 16,26%, 0,93 puntos porcentuales en relación a hace tres meses, según la Encuesta de Población Activa que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).  

Con estos datos, ahora más que nunca hay que buscar profesiones que tengan salidas abiertas. Es el momento de meter la cabeza en nichos de mercado que quizás nunca habías pensado. Por eso, nuestra recomendación de hoy es que apuestes por la vigilancia de seguridad. Una profesión sacrificada, con sus pros y sus contras, pero sobre todo con muchas salidas para encontrar trabajo, como nos indican desde la Academia Marín, donde preparan cada año a cientos de aspirantes a estos empleos.

Vigilantes de seguridad

Son personas que desarrollan su actividad en el área de las empresas de Seguridad (grandes, medianas y pequeñas), que ofrecen sus servicios en edificios, polígonos industriales, urbanizaciones e instalaciones tanto públicas como privadas.

Donde trabajan: Industrias de producción, distribución, fabricación y almacenamiento de productos y sustancias peligrosas. Superficies comerciales. Centros de ocio. Espectáculos deportivos, artísticos, culturales, convenciones y demostraciones. Instalaciones aeroportuarias, ferroviarias y de transporte urbano. Edificios de la Administración (Ministerios, Delegaciones, Cuarteles, Centros de menores). Bancos y entidades de crédito. Centros hospitalarios y de asistencia sanitaria. Centros de producción de energía y comunicaciones.

Vigilantes de explosivos

Desarrolla su actividad en el área de las empresas de Seguridad (grandes, medianas y pequeñas), que ofrecen sus servicios en edificios, polígonos industriales, urbanizaciones e instalaciones tanto públicas como privadas.

Los aspirantes a vigilante de explosivos realizarán una prueba de conocimientos teórico-prácticos, debiendo contestar, en quince minutos, un cuestionario de veinticinco preguntas, con un enunciado y tres alternativas de respuestas de las que solo una es verdadera, ajustadas al programa que se acompaña como Apéndice IV. Los errores penalizan conforme a la fórmula siguiente: A – (E/ (n-1)), siendo «A» el número de aciertos, «E» el de errores y «n» número de alternativas de respuesta. Esta prueba se calificará de cero a diez puntos, siendo necesario alcanzar un mínimo de cinco para aprobar.

Escoltas privados

El 85% de los empleados en Seguridad Privada tienen contrato indefinido, pero cada vez son más los servicios que requieren una formación específica o especialidad. Desarrolla su actividad en el área de las empresas de Seguridad (grandes, medianas y pequeñas), que ofrecen sus servicios en edificios, polígonos industriales, urbanizaciones e instalaciones tanto públicas como privadas.

Guardia forestal

En algunos municipios la figura del guarda rural ha contribuido a mejorar la seguridad y dar tranquilidad a los vecinos con huertos o explotaciones agrarias reduciendo incluso en un 90 % los hurtos o delitos rurales que se practicaban. Son los encargados de velar por la seguridad en las Fincas rústicas, instalaciones agrícolas, industriales y comerciales, fincas privadas, ayuntamientos, urbanizaciones rurales, etc. Las tareas de control que desarrolla un guarda rural erradican prácticamente los hurtos y otros delitos incluso sólo con su mera presencia.

Mandos intermedios

Los Mandos intermedios en Seguridad Privada, son los operativos dentro de las Empresas de Seguridad cuya misión principal es la de coordinar, supervisar e inspeccionar equipos de trabajadores. Estos puestos son fundamentales para la organización y buen funcionamiento de los operativos de Seguridad Privada, así como de los propios Servicios de Seguridad. Los mandos intermedios figuran actualmente entre los puestos y categorías profesionales más demandados por Empresas de seguridad, procesos de selección de personal y colectivos mayoritarios.

Requisitos

En todas estas profesiones, hay que contar con una serie de requisitos, no son complicados, pero sobre todo son de conducta. Hablamos de una profesión que tiene que servir de ejemplo, y por eso, esos aspectos hay que cuidarlos.

Ser mayor de edad.

Tener la nacionalidad de alguno de los Estados miembros de la Unión Europea

Estar en posesión o en condiciones de obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria, de Técnico, u otros equivalentes a efectos profesionales, o superiores.

Poseer la aptitud psicofísica a tenor de lo dispuesto al efecto en el Real Decreto 2487/1998, de 20 de noviembre, por el que se regula la acreditación de la aptitud psicofísica necesaria para tener y usar armas.

Carecer de antecedentes penales por delitos dolosos.

No haber sido condenado por intromisión ilegítima en el ámbito de protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Deja una respuesta